lunes, 30 de septiembre de 2019

El virus que se escapó de un laboratorio








Janet Parker 


Fotografía en B&N
Archivo de prensa 



La viruela ha sido una de las enfermedades más devastadoras que ha sufrido la humanidad. Incluso en tiempos recientes, la viruela fue la causa de la muerte de 500 personas en el s. XX. Mucho mas que los 320 millones de muertos por las guerras, la pandemia de gripe española de 1918 o la epidemia de sida de las dos últimas décadas del siglo. 

Caso histórico de viruela
Sin embargo gracias a la vacuna, la viruela es la única enfermedad que se ha podido erradicar por acción médica hasta el día de hoy. El último contagio "natural" de la viruela tuvo lugar el 26 de octubre de 1977, se divulgó el último caso de viruela (del tipo Variola minor) contraída de manera natural, en la localidad de Merca (Somalia) por un hombre de 23 años llamado Ali Maow Maalin. Desde entonces no se habían producido más casos. 

Se acordó entonces que el virus de la viruela sería preservado con la finalidades de investigación y para poder elaborar una eventual vacuna en caso de que se revelaran focos infecciosos inesperados. Se conservó en cuatro laboratorios: París, Londres, Atlanta (USA) y Koltsovo (Rusia). 

Pero hubo un desgraciado incidente poco después. Un caso accidental de viruela acabó con la vida de Janet Parker, una fotógrafa inglesa que fue así la última víctima real de la enfermedad.  


Janet Parker, el día de su boda

La Sra. Parker era una ex fotógrafa de la policía. En la actualidad estaba trabajando en el departamento de anatomía de la facultad de Medicina de la Universidad de Birmingham. Hacía diapositivas clínicas, pero ocasionalmente también fotografiaba algunos animales de laboratorio, entre los que había algunos primates. 

En el laboratorio de la la Facultad de Birmingham había muestras de virus de la viruela. Estaba dirigido por el Dr. Henry Bedson, Jefe del Departamento de Microbiología Médica. El laboratorio estaba dividido en una pequeña sala de investigación de viruela y otra sala de viruela animal más grande. La OMS había sugerido a Bedson que destruyera las cepas, pero él seguía experimentando con ellas. El día 25 de julio de 1978 se había manipulado una cepa de virus de viruela llamada Abid en este laboratorio.


University of Birmingham Medical School. (Imagen: Mirrorpix)

Plano del laboratorio de virología que dirigía el Prof. Henry Bedman, en Birmingham.
Abajo, a los lados, se ven los respiraderos (en negro).
Uno de ellos estaba contiguo a la pequeña sala experimental.



Aquel día la Sra. Parker estuvo realizando llamadas telefónicas en una habitación que estaba directamente encima del laboratorio de viruela, a la que iba con frecuencia para ordenar material fotográfico y en donde pasaba una gran parte del día. Las habitaciones estaban conectadas por conductos de aire. 

Algunos días más tarde (11 de agosto), Janet comenzó a sentirse mal. Los médicos que la vieron (que nunca habían visto un caso de viruela) diagnosticaron primero gripe y luego, al ver unas lesiones vesiculosas que le aparecían en la piel, varicela. Sin embargo, su madre Hilda Witcomb, discrepaba del diagnóstico, ya que Janet ya había pasado la varicela en su infancia. Además, las vesículas que ella presentaba  ahora eran mucho más grandes.  


Lesiones de viruela en las piernas

El 24 de agosto ingresó en el hospital con el diagnóstico de viruela. 

Pero el período de incubación de la viruela es entre 7 y 17 días. Los virus, fuera de un organismo vivo, solo sobreviven algunas horas. Janet había tardado algunos días más de los aceptados como período de incubación, lo que iría en contra de que los virus pudiesen haber llegado hasta ella por los conductos de aire el 25 de julio. 


La forma de ladrillo característica de
los poxvirus, como el virus de la viruela.
Sin embargo, una investigación de Birmingham Mail demostró que el virus también fue manipulada en otra fecha. En el informe que se hizo del caso (informe Shooter) hay una nota de que el virus de la cepa Abid, junto con otra cepa de viruela potencialmente mortal, llamada Jumma, fueron manipuladas el viernes 28 de julio.  Este día se recolectaron los cultivos de tejidos que habían sido infectados con Abid y Jumma tres días antes, el martes 25 de julio. Si la Sra. Parker contrajo la enfermedad en esta fecha, el viernes 28 en lugar del martes 25, significaba que para cuando comenzó a sentirse enferma y mostrar los primeros síntomas, el viernes 11 de agosto, habían pasado 15 días, lo que la sitúa dentro de los límites de incubación.  

Pero, ¿por qué se contagió de viruela el viernes 28 de julio, un día en el que no tenía ninguna razón para ir a algún lugar cerca del laboratorio altamente restringido, que no era parte de su departamento?

La respuesta puede estar en que este día muchos miembros del personal se separaron para sus vacaciones de verano. La Sra. Parker podía haber tenido asuntos que tratar con algunos investigadores. Según algunos rumores, la Sra. Parker suministraba equipos de filmación y cámaras fotográficas a bajo precio a algunos amigos y colegas, utilizando sus contactos comerciales para obtener los materiales a precio de profesional. ¡Nada mejor que entregar estos equipos antes de las vacaciones!

Sin embargo, nadie ha testificado de forma concluyente en este sentido, por lo que el misterio del contagio de Birmingham quedará envuelto en dudas y especulaciones. 

Janet pasó sus últimos días en un hospital de aislamiento de viruela en Catherine-de-Barnes, cerca de Solihull. Tenía el tipo de variola maior (el más mortal). Estaba muy débil y casi no podía tenerse en pie. Al poco tiempo se quedó prácticamente ciega de ambos ojos por las pústulas y entró en fallo renal. Murió el 11 de septiembre. 

Unidad de aislamiento en el hospital Catherine de Barnes (Solihull),
rodeado por una alambrada


La cuarentena se estableció con celeridad, desde el primer momento. A las pocas horas de que Janet fuera ingresada, sus padres, el conductor de la ambulancia que la llevó y otras 260 personas fueron aisladas. El 26 de agosto, los funcionarios de salud, vestidos como si estuvieran listos para explorar otro planeta, fumigaron la casa y el automóvil de Janet's en Burford Park Road. El 28 de agosto, se anunció que 500 personas habían sido puestas en cuarentena y se les ordenó estar confinados en sus domicilios durante dos semanas 

Su padre, Frederick, de 71 años, murió en el mismo hospital donde estaba Janet algunos días antes que ella (5 de septiembre de 1978). Se le había puesto en cuarentena y él había declarado sentirse mal. Su muerte se atribuyó a "un infarto por el estrés que le provocaba el caso" mientras se encontraba aislado. Nunca se realizó la autopsia por miedo al contagio. Janet ya se encontraba en fase terminal. 
La muerte por viruela de Janet Parker
tuvo una gran repercusión mediática


Su madre, Hilda, se había contagiado de viruela, al contactar con Janet. Pero en este caso, la infección se detectó temprano y pudo sobrevivir. Eso sí, al estar en cuarentena no pudo asistir ni al entierro de su marido, Fred, ni al de su hija, algunos días más tarde. 

De hecho, se adoptaron medidas estrictas de control de enfermedades para el funeral. El coche fúnebre fue fuertemente escoltado por vehículos policiales, en previsión que pudiera ocurrir un accidente de circulación durante el traslado.  El cuerpo tuvo que ser incinerado porque había una posibilidad de que el virus hubiera prosperado en el suelo si la Sra. Parker hubiera sido enterrada. Todos los demás funerales fueron cancelados ese día y el Crematorio Robin Hood se sometió a una intensa limpieza. Por su parte el pabellós de aislamiento en donde se había recluido a los que estaban en cuarentena permaneció cerrado 5 años.


El Prof. Henry Bedson, director del laboratorio
de viruela de Birmingham, que  se suicidó
el 6 de septiembre de 1978
El Prof. Bedson había estado examinando con el Dr. Geddes las muestras tomadas de Janet Parker. Cuando vio las formaciones en forma de ladrillo características del virus de la viruela guardó silencio, pero quedó profundamente abatido. Estaba claro que el virus había salido de su laboratorio.   

Al día siguiente de la muerte del padre de Janet, el 6 de septiembre, el Dr. Bedson se suicidó, cortándose el cuello con un cuchillo. Encontraron el cadáver en la caseta del jardín de su casa. Junto a él una nota que no dejaba lugar a dudas: 
"Siento que he perdido la confianza de mis amigos tanto en mí como en mi trabajo" 

Se procedió a vacunar a millares de ciudadanos. Afortunadamente, el brote de viruela de Birmingham pudo contenerse a tiempo. No hubo más casos, y no ha habido ninguno desde entonces.

En 1979 se declaró Birmingham libre de viruela y la Universidad de Birmingham (y Henry Bedson, que ya estaba muerto) fueron absueltos  en juicio de responsabilidad por falta de pruebas concluyentes.   


La prensa se planteó muchas preguntas,
que quedaron sin respuesta
Pero un año más tarde, en 1980,  el documentado informe Shooter estableció que la cepa que había afectado a Janet se había fugado del laboratorio del Dr. Bedson. Pero todavía no se ha dilucidado bien cómo pudo haberse escapado. 

Las hipótesis que parecen más probables son: 

  • por los conductos de aire 
  • por contacto personal  
  • por contacto con algún equipo contaminado. 

Acta oficial de la OMS de erradicación mundial de la viruela  (Ginebra, diciembre de 1979)


    La erradicación de la viruela supuso un gran éxito médico con gran eco en la prensa


    En 1980, dos años después de la muerte de Janet Parker, la viruela fue declarada completamente erradicada por la OMS, gracias a las vacunas. Posteriormente se eliminaron las muestras de viruela de Birmingham y las del Instituto Pasteur en París. Actualmente solamente se conservan muestras de virus de viruela en un laboratorio del CDC de Atlanta (EEUU) y en el laboratorio Vector de Koltsovo (Rusia). Muchas voces abogan también actualmente por la eliminación de estos dos reservorios, que pueden constituir un potencial peligro.   



    No hay comentarios: