miércoles, 16 de marzo de 2016

El viejo, de Lucano.








Pietro Lucano

El viejo

Óleo sobre tablero  



El pintor veneciano Pietro Lucano (1878 - 1972) se formó en Trieste (Scuola Industriale per Capi d'Arte) y posteriormente en Munich, donde le fueron ofrecidos algunos encargos en la corte, siempre que renunciara a la ciudadanía italiana. 

Al poco tiempo, la muerte de su padre lo hace regresar a Italia, donde comienza a pintar paisajes y realiza algunos trabajos para la decoración de edificios como la Sinagoga y la Lonja de Pescado. 

En esta época complementa su labor con algunos dibujos industriales. Mientras tanto participa muy activamente en la vida artística y cultural de su entorno. 

En el período entre las dos guerras mundiales, se dedica todavía a la decoración  y comienza a pintar retratos. Tras la Segunda Guerra Mundial, se dedica a escribir. Alterna  la literatura con la pintura de paisajes y realiza diversos autorretratos. 

En uno de sus retratos, titulado Il Vecchio (el viejo)  representa a un hombre de edad avanzada, con la piel arrugada y signos visibles de haber estado expuesto durante horas al sol. El fotoenvejecimiento es evidente en la profundidad de las arrugas, la piel engrosada, con múltiples lesiones oscuras. A los lados de las órbitas presenta dos formaciones cutáneas, probablemente de reciente aparición. Su superficie queratósica sugiere que podrían identificarse con queratosis seborreicas, tumores cutáneos benignos que suelen asentar sobre tronco y cara a partir de la edad media de la vida. 

Publicar un comentario