domingo, 2 de julio de 2017

Enfermedades cutáneas en la obra de Lope de Vega (III)








Mateo Inurria

Monumento a Lope de Vega

Estatua de bronce
Plaza de la Encarnación. Madrid




Seguimos con las enfermedades de la piel que encontramos en la obra de Lope de Vega, como ya hemos hecho en entradas anteriores. Las menciones de las enfermedades de la piel en obras literarias nos dan una idea de su incidencia en la sociedad coetánea y de si afectaban más a determinada edad o sexo y también a algunos grupos sociales.  


De la lepra (denominación que englobaba a una serie de procesos mal catalogados) se describe tanto la facies leonina como la anestesia que produce en ciertas áreas: 
"Dicen ya que apenas siente dolor 
Pienso que se va acabando:  
no se le ve forma de hombre;  
de monstro le dan el nombre" 

(Don Juan de Castro, 2º parte, acto 3º)  

Lope deja claro el carácter contagioso de las tiñas del cuero cabelludo (El caballero de Illescas, acto 1º, La adversa fortuna de D. Bernardo de Cabrera acto 1º). Su aspecto desagradable hace que las compare con el mismo diablo, a quien en El caballero del cielo llama dos veces tiñoso. 

Firma autógrafa de Félix Lope de Vega y Carpio
En cuanto a los parásitos, que sabemos por pinturas y referencias que debían ser muy frecuente. Lope  cita la presencia de Phtirius inguinalis (ladillas) en su obra Los esclavos libres

No faltan las referencias a las calvas (Ya anda la de Mazagatos, acto 3º) y a la caspa (La próspera fortuna de D. Bernardo de Cabrera acto 1º). De las calvas y las canas nos ha dejado una curiosa historia: 

"Las saladas aguas 
del diluvio de la tierra, 
la dejaron tan salada, 
que lo es cuanto produce;  
y ansí el sustento le falta  
con que los hombres vivían 
tan largos siglos sin canas. 
Agora a treinta años hay 
inmensas canas y calvas" 

(Nadie se conoce, acto 1º)

Finalmente, en la misma época que Sánchez Cotán pintaba La Barbuda de Peñaranda, y Ribera La mujer barbuda, no podía faltar en la obra del Fénix de los Ingenios la referencia al hirsutismo femenino  (Los dos bandoleros). Y en otro pasaje menciona una conocida cita


"y mujeres hay barbadas 
que de lejos se saluda" 
(El secretario de sí mismo, acto 1º) 


Bibliografía: 

Albarracín, A. La Medicina en el teatro de Lope de Vega. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Instituto "Arnaldo de Vilanova". Madrid 1954. 

  
Publicar un comentario