lunes, 28 de marzo de 2016

Las enfermedades venéreas de Van Gogh





 Vincent Van Gogh

Sorrow
(1862)

Lápiz y tinta sobre papel. 
44,5 × 27  cm.
The New Art Gallery Wallsall 




Hace poco nos hemos referido a Vincent Van Gogh  (1,  23revisando algunos de los aspectos patológicos (alcoholismo, xantopsia) que influyeron en su manera de pintar. Pero no hemos tratado todavía todos los aspectos patológicos del célebre artista. 

Uno de los múltiples problemas patológicos que aquejaron a Van Gogh y de los que tenemos constancia fue una gonorrea contraída en la Haya en 1882. Parece ser que este incidente le preocupó bastante. En una de sus cartas, escrita tres semanas antes de que le fuera diagnosticada la gonococia reconoce que

"durante tres semanas he sufrido de insomnio y un poco de fiebre, y dolor al orinar" 
(carta 206 fechada en la Haya, 8-9 junio 1882)
La vida sentimental de Van Gogh fue muy agitada y recurrió frecuentemente a relaciones con prostitutas. 

En 1881 viajó a La Haya, donde su primo Mauve lo introduce en los círculos artísticos de la ciudad.  Allí se encontró, en las calles de la ciudad con una prostituta Clasina Maria Hoornik cuyo apodo era "Sien", acompañada de su hija de cinco años. Estaba embarazada y era adicta al tabaco y al alcohol. Vincent las acogió y estableció una relación sentimental con Sien. 

Sien fue su modelo para el famoso cuadro Sorrow (Dolor)En el pie del dibujo, Van Gogh escribió la frase "Comment se fait-il qu'il y ait sur la terre une femme seule?", cuya traducción al español podría ser "¿Cómo puede ser que exista en la Tierra una mujer sola?", que es una cita del libro "La femme" del historiador francés Jules Michelet, contemporáneo de van Gogh. Esta frase nos da la clave para entender algunos de los tópicos de los primeros trabajos de van Gogh, y su convicción acerca de la pobreza como causa de la prostitución.

Tras el parto de Sien (Leiden, julio 1882), Van Gogh convivió con ella y fue una época aparentemente feliz. Pero al poco tiempo Sien volvió a la prostitución y al alcoholismo y la relación se deterioró. 


Al cabo de poco tiempo, su padre le aconsejó que abandone a esta mujer, que según él le había contagiado la sífilis, pero Van Gogh se niega a hacerlo. Algo más tarde, en el verano de 1883 decide separarse definitivamente de "Sien", por consejo de su hermano Theo.  
Pero ¿se contagió Van Gogh realmente de sífilis? Ciertamente, no sería de extrañar: se supone que más del 10 % de la población europea tenía la sífilis a finales del s. XIX. No han faltado opiniones que han relacionado los transtornos mentales de Van Gogh con una neurosífilis (Vallejo Nájera, Wilkie) ya que la afectación nerviosa se instaura en estos casos después de 15 a 20 años del contagio. 
Sin embargo, el diagnóstico de sífilis no fue confirmado por los informes de los médicos que lo trataron en el hospital  (Dr. Urpar, Dr. Rey, y Dr. Peyron) ni por el Dr. Gachet en Auvers, por lo que no podemos estar totalmente seguros de este diagnóstico. 


Bibliografía: 

Vallejo-Nágera JA. "El crepúsculo de Van Gogh". Estudios psiquiátricos. En: "Locos egregios". Barcelona, Planeta, 1989; 178-198.

Wilkie K. "Van Gogh viaje a la luz enloquecida". Madrid, Calpe, 1990; 196-200.



Famous Vincent Van Gogh paintings

Publicar un comentario