miércoles, 3 de marzo de 2021

La costilla de Adán

 






Creación de Eva 
(s. XII) 

Bajorrelieve en piedra. 
Friso del claustro de la catedral de Girona. 




Cuando yo era niño, mi padre me llevaba con frecuencia al claustro de la catedral de Girona. Pasé muchos ratos de mi infancia jugando entre los arcos de aquel maravilloso recinto del s. XII que ya quedó para siempre incorporado a mis recuerdos. Cuando vuelvo a visitarlo, cosa que necesito hacer con cierta frecuencia, siento la agradable sensación de volver a casa, de regresar, en cierto modo a aquel tiempo feliz de mi niñez. Y es que, como decía Saint-Exúpery "la única patria verdadera es la infancia".

El claustro de la catedral de Girona no es cuadrado. Tiene una forma trapezoidal, para adaptarlo a la muralla carolingia. No en vano Girona tiene un desaforado amor por Carlomagno, su mítico conquistador. El claustro tiene bóveda de cañón y arcos de medio punto, con columnas dispuestas de dos en dos. Los frisos, figurados en su mayoría son extraordinarios y representan diversas escenas bíblicas en relieve entresacadas especialmente del Génesis: la Creación del hombre, el Paraíso, el arca de Noé, la historia de Esaú y Jacob, Sansón y Dalila..



Claustro de la catedral de Girona (s. XII)


Mi padre me explicaba las historias esculpidas en la piedra, de forma algo teatralizada, para incitar mi curiosidad infantil. Yo llegué así a sabérmelas casi de memoria y probablemente pocos pasajes hay del Génesis que no haya visto representados o comentados repetidamente.

En el primer friso que se encuentra entrando por la puerta que comunica el recoleto claustro románico con la inmensa catedral gótica se representa la creación de la mujer. Según el Génesis Yahvé Dios infundió un sueño profundo en Adán y se durmió. Mientras estaba dormido, le extrajo una de sus costillas, cerró la carne en su lugar y con la costilla formó un ser semejante a él, al que llamó Eva. Cuando Adán se despertó, la llevó ante su marido y les dijo: sois marido y mujer porque "ella es carne de tu carne y sangre de tu sangre. Creced y multiplicaos". (Génesis 2: 8,9) 

En el friso gerundense, Yahvé aparece sentado en una cátedra, una especie de trono usado entre otros por los obispos, lo que refuerza subliminalmente la idea clerical de Dios. Ante él aparece Adán, recostado, desnudo y dormido. Sabemos que está dormido porque aparece con los ojos cerrados y con la cabeza apoyada en la palma de una mano, una posición que en la iconografía románica se relaciona frecuentemente con el sueño. Mientras duerme, Dios le extrae del costado una costilla (bien visible en el relieve) de la que surge Eva, la primera mujer. Así, el relieve del claustro sigue fielmente el relato bíblico, al menos en su exégesis más habitual. 

La peculiar historia y la insólita manera que usa Dios para crear el género femenino deriva probablemente de mitos previos. Probablemente está inspirado en el mito sumerio de la Creación (Athrásis) en el que el dios sumerio Enkhi crea al hombre i a la mujer a la vez, como seres iguales. En lengua  sumeria la voz " Ti " (mujer) puede tener dos significados: 

1) fuente de vida.  

2) costilla. 

La primera acepción es bastante obvia. La mujer es fuente de vida, ya que en su cuerpo tiene lugar la fecundación, la gestación y el alumbramiento de las nuevas vidas humanas. Por lo tanto considerarla como fuente de vida es casi una obviedad. 

Pero en cambio, al recoger el mito sumerio, el Génesis opta por el otro significado, el de costilla. La razón estriba en que es una acepción mucho menos comprometida para el reparto familiar de los papeles. Si se reconoce que la mujer es fuente de vida, se acepta que tiene un papel importantísimo para la sociedad, y en buena lógica, podría reivindicar un papel preeminente. Pero si se toma la acepción de "costilla", el relato se invierte. En este caso, la mujer deriva de un hueso, de una pequeña parte del varón, lo que implica considerarla de un rango inferior. Una visión netamente patriarcal de la sociedad. 



Adán dando su nombre a todos los animales. Podemos reconocer a
algunos felinos, el ciervo, el carnero, la vaca, el caballo, el pavo real...
Detrás de Adán se ven animales que todavía no han recibido su nombre
como el famélico oso de la derecha, o una posible liebre. Pero también
aparecen animales míticos, como el unicornio (arriba, en el centro),
ya que en la Edad Media se creía firmemente en su existencia.
Tapiz de la Creación (s. XI) Museu de la Catedral de Girona. 

En la misma catedral de Girona se guarda el Tapiz de la Creación, una magnífica obra textil del s. XI, donde se representa la Creación del mundo, siguiendo también el relato del Génesis. En una de las escenas se ve a Adán solo, poniendo los nombres a todos los animales. Pero no encuentra ninguno que sea semejante a él (La inscripción lo deja claro: ADAM N·INVENIEBATUR SIMILEM SIBI·) 

Por eso Dios decide infundir un sueño profundo a Adán y extraer una de sus costillas (Como aclara la inscripción latina del Tapiz, por si quedaran dudas en la interpretación de las imágenes: ·INMISIT DUS SOPOREM IN ADAM ET TULIT VNA DE COSTIS EIVS·). La escena representa a Adán dormido, siempre recostando la cabeza en una mano y a la mujer, Eva, que surge directamente del costado de Adán. En un rincón de la escena, el LIGNVM POMIFERVM, el árbol de las manzanas, que prefigura ya la historia de la tentación y el pecado que terminará con la estancia de los primeros padres en el Paraíso. 



Tapiz de la Creación. Creación de Eva. Museu de la Catedral de Girona. 

El mito de la costilla pues, quedó muy arraigado en el imaginario popular. Incluso había algunos clérigos que sostenían, con total desconocimiento de la anatomía humana que los varones tenían una costilla menos que las mujeres. Aún hoy, en algunos lugares, hay quien se refiere a su esposa como "mi costilla". 

Una vez más vemos el peso de los mitos y de algunos símbolos ancestrales en el pensamiento. Pero puestos a elegir un mito, es preferible volver al mito sumerio de Enkhi, que creó a hombres y mujeres en régimen de total igualdad. Mucho mejor ser compañeros para todo que limitarse a una sola costilla. 


Claustre catedral de Girona




 Tapís de la Creació catedral de Girona




No hay comentarios: