viernes, 25 de septiembre de 2020

Nuestro blog en la literatura


La piel eBook: del Molino, Sergio: Amazon.es: Tienda Kindle              Llegendes De Nit: 12 (La Talaia): Amazon.es: Martín Serra, Miquel, Granato  Martínez, David: Libros


































El blog "Un dermatólogo en el museo" va dejando una cierta huella. Es citado con frecuencia en trabajos científicos y de divulgación, y en diversas conferencias. Además en poco más de un año ha aparecido referenciado en dos obras literarias. 

La  primera de ellas fue Llegendes de nit, de Miquel Martín, i Serra, un autor de literatura catalana cada vez más activo. Fue publicada por Edicions Sidillà en 2019. El libro pasa revista a las noches más mágicas del año en las comarcas catalanas, Sant Joan, Tots Sants, Navidad y Año Nuevo. El renacer de la naturaleza o el momento en el que se adormece, el respeto y la devoción ante el misterio de la muerte, o las fuerzas del mal que se convocan y reagrupan en la noche de Año Nuevo, hicieron nacer rituales secretos, encantamientos, sortilegios o remedios populares que han originado un sinfín de leyendas populares. Martín revisa todo el imaginario popular y los personajes fantásticos de la mitología folklórica catalana y sus travesuras o sus ajustes de cuentas. 

En este libro se cita uno de los artículos del blog "Un dermatólogo en el museo" : Fra Garí, el hirsuto ermitaño de Montserrat 


*   *   *


El segundo libro es La piel, de Sergio del Molino, publicado por Alfaguara en 2020. Se trata de un relato de trasfondo autobiográfico entrelazado de ficción, escrito con un lenguaje ágil y atractivo. En el libro van apareciendo diversos personajes que padecieron psoriasis que comparten con el autor sus zozobras, inquietudes y angustias. Un recorrido por la historia personal y colectiva de la psoriasis y de la gran preocupación que crea en quien la padece. Una obra recomendable tanto para los pacientes como para dermatólogos, así como para todo aquel que se interese en esta patología cutánea. En ciertos pasajes nos encontramos con algunos de los temas históricos que hemos tratado en nuestro blog referentes a la psoriasis.

Sergio del Molino cita expresamente la entrada de Isabel II, psoriasis y balneoterapia 

Desde aquí quiero agradecer a ambos autores la mención que hacen del blog "Un dermatólogo en el museo" y me congratulo de que los artículos del blog hayan sido fuente de inspiración para ambos escritores. 

miércoles, 23 de septiembre de 2020

Los Ig Nobel, los premios anti-Nobel.

 






Distintivo de los Ig Nobel 


Annals of Improbable Research
Universidad de Harvard
Estados Unidos de América 




Los Premios Ig Nobel son una parodia, una imitación humorística del Premio Nobel. Se entregan cada año (esta ha sido la edición 31) a principios de octubre para reconocer los logros de diez grupos de científicos que «primero te hacen reír, y luego te hacen pensar». Están organizadas por la revista estadounidense de humor científico Annals of Improbable Research (AIR) y son presentados por un heterogéneo equipo que incluye también a auténticos Premios Nobel, en una ceremonia organizada en el Sanders Theatre, de la Universidad de Harvard. 

«Los premios pretenden celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina y la tecnología»

El propio nombre de Ig Nobel (suena ignobel en inglés, ya indica que son unos premios poco nobles, una especie de anti-Nobel) 

Son sin duda los premios más gamberros de la ciencia y se suelen conceder a grupos de investigación con los trabajos científicos más disparatados o los aparentemente más inútiles. En anteriores ediciones se han premiado por ejemplo, investigaciones sobre pantalones para ratas; extensiones protésicas de piernas que permiten ir saltando por el monte como las cabras; la forma de la caca del wombat (que hace las heces en cubos perfectos); la medición de la frecuencia con la que los conductores insultan a otros mientras conducen; o la práctica de la colonoscopia a sí mismo.  


El presentador de la entrega de premios de este año, en un ambiente distendido y lleno de humor. Obsérvese que en vez de corbata lleva una mosca verde. 


Además del "honor" del premio, se entrega a cada ganador (o los equipos ganadores) un premio en metálico, de un billete de diez billones de dólares... de Zimbabwe (unos 40 centavos de dólar $US). Este año, debido a la pandemia de Covid-19, la ceremonia se rediseñó completamente para ser entregada en línea, en lugar de en el Sanders Theatre de la Universidad de Harvard como era habitual. Este año entregaron los humorísticos premios varios ganadores verdaderos del Nobel, como Eric Maskin (economía, 2007), Frances Arnold (química, 2018) o Rich Roberts (fisiología o medicina, 1993).


A continuación pasamos revista a algunos de los Ig Nobel de este año 2020: 


Acústica

Se concedió a un grupo de investigadores austríacos, japoneses y estadounidenses por investigar que sonido podía hacer un cocodrilo tras respirar una atmósfera rica en helio. Descubrieron que el sonido se volvía más agudo . Publicaron sus conclusiones en la revista Journal of Experimental Biology. El sonido que obtuvieron  sonaba así  


Psicología 

Dos psicólogos de la Universidad de Toronto han descubierto que se puede saber el perfil narcisista de una persona. Publicado en Journal of Personality 


Economía 

El premio se concedió a un equipo de científicos de diez nacionalidades diferentes por haber intentado relacionar cómo la desigualdad de ingresos en los países predice variaciones culturales en los besos en la boca. Un trabajo que fue publicado en Scientific Reports. Conclusión: se besan más en los países con mayores desigualdades. 


Entomología

Richard Vetter, un antiguo investigador de la Universidad de California en Riverside (EEUU) ha aprovechado su jubilación para revelar un hecho sorprendente: muchos entomólogos (los científicos que estudian los insectos) tienen miedo de las arañas. La conclusión es que dos patas más si importan (las arañas tienen ocho patas mientras que los insectos solo seis. Publicado en la revista Plos One 


Ciencias de materiales

El premio fue para un artículo publicado en Journal of Archeological Science que lleva por título "La reproducción experimental demuestra que los cuchillos fabricados a partir de excrementos humanos congelados no funcionan". Parece ser que el artículo quería desmontar una hipótesis por la cual los esquimales podrían haber usado cuchillos hechos de heces congeladas. 


Medicina

Le comité Ig Nobel concedió el premio a tres médicos de los Países Bajos "por haber diagnosticado un trastorno desconocido: la misofonía, el hecho de que molesten los ruidos de masticación producidos por otros." (Publicado en la revista Plos One). En realidad no se limita específicamente a los ruidos de masticación, sino a otros pequeños ruidos (ruido de teclado, de un bolígrafo, incluso de respiración profunda)



Dos de los líderes criticados por su postura irresponsable y prepotente con la pandemia de Covid-19, Bolsonaro (Brasil) y Trump (EEUU) recibieron el premio a la Educación Médica. 


Educación médica

Tal vez sea este el premio que contiene una crítica más clara. Se otorgó a diversos dirigentes mundiales:  Jair Bolsonaro (BraSIL), Boris Johnson (Reino Unido), Narendra Modi (India), Andrés Manuel López Obrador (México), Donald Trump (EEUU), Recep Tayyip Erdogan (Turquía), Alexandre Loukachenko (Bielorrusia) Vladimir Putin (Rusia), Gurbanguly Berdimuhamedow (Turkmenistán) por usar la pandemia de Covid-19 para demostrar al mundo entero que los políticos pueden tener un poder de vida y muerte más inmediato que el de científicos y médicos. Marc Abrahams, editor de la revista Annals of Improbable Research, que actuó de maestro de ceremonias de la entrega de los premios, fustigó especialmente a estos hombres engreídos que por su situación de poder se creen capacitados para opinar y decidir sobre hechos médicos y biológicos:   

"han ignorado la experiencia científica, instaurando políticas desastrosas para afrontar una pandemia mundial" 

Una clara llamada de atención a los numerosos errores cometidos por el poder en la gestión de la pandemia.  

La ceremonia terminó con la frase que se repite cada año: 

“Si no ganaste un premio Ig Nobel esta noche, y especialmente si lo ganaste, mejor suerte el año que viene...”.


martes, 22 de septiembre de 2020

Autoinoculación y experimentación

Archivo:Daniel Alcides Carrión.gif 




Anónimo

Daniel Alcides Carrión
(circa 1885)

Fotografía en Blanco y Negro
Archivo




Daniel Alcides Carrión (1857-1885) fue un estudiante de Medicina que decidió experimentar sobre la verruga peruana, una enfermedad frecuente en ciertas áreas del Perú, Ecuador y Colombia. La enfermedad, causada por Bartonella bacilliformispresenta clásicamente dos fases clínicas: una fase conocida como fiebre de la Oroya, caracterizada por fiebre y anemia severa de tipo hemolítico, y una fase tardía conocida como la verruga peruana, en la que el paciente desarrolla erupciones dermatológicas. En plena época de los descubrimientos bacteriológicos, Carrión decidió comprobar la transmisibilidad de la enfermedad y si la fiebre de Oroya era una sola enfermedad o eran dos. Para ello decidió inocular material patológico de las lesiones cutáneas a a su propia piel. Lamentablemente, Carrión contrajo la enfermedad y murió a consecuencia de ella poco después. 

La experiencia de Carrión no ha sido el único episodio de autoinoculaciones en la Historia de la Medicina. Sería largo y prolijo mencionar todos los que la practicaron. Tal vez podríamos recordar el famoso esperimento de John Hunter, que se autoinoculó pus de la uretra de un blenorrágico en su propia uretra, en un intento de dilucidar si la sífilis y la blenorragia eran la misma enfermedad (como sostenían los unicistas) o dos enfermedades diferentes (como sostenían los dualistas). Lamentablemente el blenorrágico elegido por Hunter sufría también la sífilis y el ilustre cirujano contrajo ambas enfermedades. Este experimento fallido fue esgrimido por los unicistas durante años y "el mal venéreo" se consideró una sola enfermedad durante 80 años más.  

Robert Remak (1815-1865) fue un polaco judío que trabajaba en el equipo de Schönlein, en la Universidad de Berlín en los años 30-40 del s. XIX, un tiempo en el que todavía no se habían descubierto las primeras bacterias. En aquella época era muy frecuente la tiña fávica o favus que afectaba es pecialmente a los niños. Para hacernos una idea de su alta incidencia recordaremos que entre 1807 y 1828 se habían diagnosticado más de 25.000 casos en los hospitales de París. Remak, examinó una de las costras de favus de un niño y observó "cuerpos esféricos y fibras ramificadas". Decidió entonces intentar su cultivo en diferentes medios: carne, pus, suero, agua azucarada y en rodajas de manzana. En la manzana crecieron algunas colonias al cabo de 6 días, y Remak tras dibujar su aspecto, procedió a autoinocular este material en su propio antebrazo. Al cabo de unos días una lesión de favus le había aparecido en el brazo. Fue la primera demostración de un hongo microscópico productor de enfermedad.  

Otro famoso investigador fue el zoólogo Fritz Schaudinn (1871-1906) uno de los descubridores del treponema de la sífilis. Años antes se había autoinoculado Entamoeba histolytica con el fin de establecer diferencias entre la especie E. histolytica, patógena para humanos, y Entamoeba coli, un comensal que ahora se denomina Entamoeba disparPara llegar a esta conclusión se apoyó en repetidas autoinoculaciones de quistes infecciosos, que acabaron produciéndole disentería.

Robert Remak (1815-1865) fue un polaco judío que trabajaba en el equipo de Schönlein, en la Universidad de Berlín en los años 30-40 del s. XIX, un tiempo en el que todavía no se habían descubierto las primeras bacterias. En aquella época era muy frecuente la tiña fávica o favus que afectaba es pecialmente a los niños. Para hacernos una idea de su alta incidencia recordaremos que entre 1807 y 1828 se habían diagnosticado más de 25.000 casos en los hospitales de París. Remak, examinó una de las costras de favus de un niño y observó "cuerpos esféricos y fibras ramificadas". Decidió entonces intentar su cultivo en diferentes medios: carne, pus, suero, agua azucarada y en rodajas de manzana. En la manzana crecieron algunas colonias al cabo de 6 días, y Remak tras dibujar su aspecto, procedió a autoinocular este material en su propio antebrazo. Al cabo de unos días una lesión de favus le había aparecido en el brazo. Fue la primera demostración de un hongo microscópico patógeno. 



Robert Remak (1815-1865) 


Otro famoso investigador fue el zoólogo Fritz Schaudinn (1871-1906) uno de los descubridores del treponema de la sífilis. Años antes se había autoinoculado Entamoeba histolytica con el fin de establecer diferencias entre la especie E. histolytica, patógena para humanos, y Entamoeba coli, un comensal que ahora se denomina Entamoeba disparPara llegar a esta conclusión se apoyó en repetidas autoinoculaciones de quistes infecciosos, que acabaron produciéndole disentería.


Fritz Schaudinn (1871-1906)

También en Cuba, a finales del s. XIX, el médico militar norteamericano Walter Reed (1851-1902) se autoinoculó e inoculó a sus colaboradores la fiebre amarilla, que llegó a causar  la muerte de uno de sus ayudantes, Jesse William Lazear. 



El médico militar estadounidense Walter Reed (1851-1902)



En fin, los casos de autoinoculación fueron muy comunes en el s. XIX. Ante la dificultad de tener modelos animales para varios grupos de enfermedades, la experimentación en seres humanos se hizo necesaria, incluyendo la autoinoculación de los investigadores. Tanto es así que en los Congresos de Dermatología no eran raras las escenas de los asistentes arremangándose las mangas para mostrar sus brazos desnudos en los que se habían inoculado tal o cual enfermedad, compitiendo febrilmente para demostrar su transmisibilidad. 


Ahora el tema de las autoinoculaciones vuelve a estar de actualidad y es practicado por algunos investigadores que esperan comprobar los efectos de presuntas vacunas para la Covid-19. 

Johnny Stine es biólogo y director de una empresa de biotecnología en Seattle. Pretende haber obtenido una vacuna con la secuencia genética de una proteína presente en la superficie del coronavirus SARS-CoV-2 en una solución salina. Al principio del mes de abril, cuando la pandemia llegó a la costa americana Stine anunciaba en Facebook que habia conseguido "multiplicar por cinco" sus defensas inmunitarias gracias a su propia vacuna casera. A cambio de 400€ consguió inocular su vacuna experimental en unos 30 voluntarios. 

Perseguido por las autoridades locales, alegó haber realizado contratos por los que se gratificaba a los voluntarios. Intervino entonces la FDA que lo acusó de haber "inducido a error" al público respecto a la eficacia de su producto. 

Otra vacuna, la Rapid Deployment Vaccine Collaborative (RaDVaC) ha reunido un grupo de médicos y científicos de Harvard apareció desde el mes de marzo 2020 con la idea de aportar una vacuna rápida contra el virus SARS-CoV-2. Desde finales de abril, esta vacuna en forma de spray nasal fue probada por todos los colaboradores y los familiares de los mismos que se prestaron al experimento. Según una publicación aparecida en la revista tecnológica del MIT, la vacuna está compuesta por
"fragmentos de patógeno, como pequeños trozos de     proteína que corresponden en parte, al SARS-CoV-2, pero que no eran capaces de desencadenar la enfermedad por sí mismas"
Según uno de sus promotores, Preston Estep, los únicos efectos secundarios observados fue dolor de cabeza y nariz tapada. 

Aparte de condicionantes éticos, desde un punto de vista legal la práctica de la autovacunación no es ilegal en los EEUU (aunque sí lo es la vacunación de familiares). De todos modos, la práctica es vista con malos ojos por las autoridades sanitarias y por la mayoría de la comunidad científica. Además, el anuncio prematuro de una vacuna, antes de ser adecuadamente comprobada puede crear falsas expectativas y puede causar un cierto relajamiento de los gestos preventivos (distancia social, lavado de manos y mascarilla) que, hasta ahora son las únicas medidas conocidas de evitar contagios. 




lunes, 21 de septiembre de 2020

Raspail y el alcanfor

François-Vincent Raspail 01.jpg





Anónimo

François-Vincent Raspail


Fotografía en Blanco y Negro
Archivo





Hace unos días, publiqué un articulo sobre los peligros de la espina venenosa del pez araña en las playas. Poco después mi amigo y compañero el dermatólogo José M. Pérez Sánchez, lector habitual de nuestro blog, me comentó que en Vigo, donde él residió de joven, las picaduras de pez araña (que en gallego son conocidas como fanecas) eran  muy frecuentes. Él recordaba que las solían tratar con una fórmula, muy popular en las farmacias y los equipos de socorro de la ciudad: la loción de Raspail. Me interesó el tema, y le pedí si todavía guardaba la fórmula. Tras unos días de búsquedas, me comentó que sí, que había encontrado la fórmula, y que era esta: 

Loción amoniacal alcanforada de Raspail:
Amoníaco liq. 0'96 ................. 7 %
Alcohol alcanforado ............... 1 %
Sal marina ...................... ........ 7 %
Agua destilada  ......... c.s.p. 100 ml 

Como puede verse, uno de los componentes principales de la fórmula es el amoníaco, que está indicado en las picaduras de fanecas. Otra cosa a señalar es que otros componentes son sal y agua, para reconstruir la salinidad del aguia de mar, ya que las picaduras de pez araña nunca se han de tratar con agua dulce. Finalmente, alcohol alcanforado. Y al alcanfor nos vamos a referir. 

El autor de esta fórmula, que como vemos gozaba de un importante prestigio fue el médico, químico, fisiólogo, y naturalista francés François-Vincent Raspail (1794 - 1878), que también es conocido por su carrera política.  Como veremos fue un gran impulsor del uso terapéutico del alcanfor.

Raspail nació en Carpentras (Vaucluse) y por designio de su padre, ferviente católico, comenzó a estudiar en el seminario de Aviñón, de donde fue expulsado por indisciplina, y poco después fue admitido en el instituto de la ciudad. Ya adulto, en 1816 se trasladó a París, donde comenzó a estudiar derecho. Durante la Restauración borbónica ejerce como profesor en los institutos parisinos Saint-Stanislas y Sainte-Barbe, pero será expulsado de la enseñanza pública por haber redactado panfletos republicanos. Ingresa entonces en la Facultad de Medicina, donde comienza muy pronto a escribir sobre los tejidos vivos animales y vegetales.  Durante esta época ingresa en la Sociedad republicana Carbonari, una sociedad secreta cuyo principal objetivo era derrocar la monarquía, lo que le valdrá ser detenido en varias ocasiones durante el reinado de Luis Felipe I (1830-1848).

Sus investigaciones se retrasaban debido a las diversas estancias en la cárcel. Pero aprovechaba su encarcelamiento para atender a sus compañeros enfermos, y estudiar sus dolencias. En 1843, publicó su renombrada obra Histoire naturelle de la santé et de la maladie, y en 1845, Manuel annuaire de la santé. En estos dos volúmenes de divulgación, dirigidos al uso doméstico, expuso su teoría sobre los parásitos, anticipándose a las concepciones que introducirá años más tarde la Microbiología. De acuerdo con su vocación militante, Raspail orienta su práctica de la medicina hacia las clases populares, según él, el gran foco de propagación de las enfermedades. Estas prácticas le valdrán la reprobación de los círculos médicos de la época muy vinculados con la monarquía y la alta burguesía, que se materializó en una condena oficial de la Facultad de Medicina en 1846

Raspail fue uno de los fundadores de la teoría celular en Biología. A él se le debe la famosa frase "Omnis cellula e cellula" (toda célula proviene de otra célula) que suele atribuirse equivocadamente a Rudolf Karl Virchow. Raspail fue un precursor del uso del microscopio para el estudio de los tejidos vegetales. Como médico higienista fue gran defensor de la asepsia y propugnó medidas dietéticas y de higiene.  

Raspail fue un defensor del uso del alcanfor en la terapéutica, que como podemos ver también forma parte de la fórmula que me facilitó el Dr. J.M. Pérez. El alcanfor es una sustancia orgánica cuya  fórmula química es C10H16O. Es un terpenoide que se obtiene a través de un proceso de destilación de la madera y raíces del árbol del mismo nombre. El árbol de Alcanfor (Cinnamomum camphora) es un árbol siempre verde, nativo del Lejano Oriente, principalmente de Vietnam, China y Japón. Actualmente crece también en Sudamérica y en algunas regiones de los Estados Unidos (California y Florida), en donde se ha convertido en una especie invasora.


alcanfor planta
El árbol del alcanfor (Cinnamomum camphora) de la familia del laurel.

El alcanfor se usa siempre tópicamente, generalmente 
en forma de linimentos, soluciones alcohólicas y pomadas, ya que su ingestión puede ser tóxica. 

Entre las virtudes del alcanfor, se encuentra la de impedir la putrefacción de las sustancias animales. Las heridas tórpidas, con abundante exudación, tienen el riesgo de sobreinfectarse. La aplicación local de fórmulas alcanforadas, en forma de fomentos o lociones consigue detener la exudación. 

También tiene una acción analgésica y rubefaciente, lo que dio lugar a diversos tratamientos para la tos y congestión nasal (aplicándolos localmente sobre el pecho). Está indicado para el alivio de los dolores musculares o articulares localizados.

En el caso de uso excesivo y desmedido del alcanfor es posible que aparezcan algunos efectos no deseados, como dolor  de cabeza y malestar general, irritación de la piel (enrojecimiento y sarpullido) y vómito. 
O sea que la fórmula de mi compañero el Dr. J.M. Pérez, a quien le agradezco su colaboración con este blog, tiene su historia... 


viernes, 18 de septiembre de 2020

El blog, en la radio

RAC1 - Últimes noticies, ràdio en directe i podcasts a la carta



El blog "Un dermatólogo en el museo" interesa también a la radio. Emma Aixalà, la conductora del programa de radio La primera pedra (RAC 1) se ha interesado por los contenidos del blog y ha incluído una sección fija en su programa, que se emitirá los  domingos de 6 a 7 h. 

Amb molt de gust (@gustRAC1) | টুইটার
Emma Aixalà


A  partir de ahora, colaboraré con ella cada domingo revisando temas de arte y medicina. Serán intervenciones cortas, de 7 min. aproximadamente, en las que en forma de diálogo con Emma, comentaré alguna de las entradas ya publicadas en el blog.

Como que el programa se emite en directo a una hora solo apta para madrugadores, quien no esté despierto a aquella hora y quiera oír la emisión puede recuperar el podcast en la web de RAC1. Y también en twitter, donde tanto Emma (@primerapedra) como yo (@xsierra4) facilitaremos el podcast del último domingo cada semana. 

Emprendemos con entusiasmo esta nueva vía de participación que es una nueva alternativa para quienes quieran seguirnos en las ondas. 


jueves, 17 de septiembre de 2020

La toxina de la medusa






 


Salvador Dalí

Cabeza de Medusa 
(1962)

Acuarela sobre papel, 50 x 64 cm. 
Colección particular






Salvador Dalí (1904-1989) realizó esta acuarela representando la cabeza de Medusa en 1962. En ella recurre a una curiosa hibridación. En el centro aparece la cara fantasmagórica del personaje mitológico cuyos ojos, similares a los de una calavera, no presagian nada bueno. Sus cabellos se tornan tentáculos, como los del animal marino homónimo, aunque a medida que se alejan del centro van tomando la forma de otro animal marino, un pulpo, como se puede intuir por las ventosas que van apareciendo en los tentáculos. Un monstruo terrorífico en uno de los rápidos esbozos del genial pintor. 

Según la mitología, de las Gorgonas, Esteno, Euriale y Medusa, esta última fue la más famosa. Su cabeza estaba llena de serpientes y tenía el poder de convertir en piedra a quien la mirase. Este mito, el de la maléfica Gorgona paralizante con cabellos de sierpes ponzoñosas, ha dado el nombre a unos animales cnidarios, las medusas marinas. 



Pelagia noctiluca


Las medusas de mar son, efectivamente malévolas y paralizantes, pero en este caso no por su mirada (entre otras cosas carecen de ojos) sino por el contacto con sus tentáculos tóxicos. Las medusas son unos animales de cuepo gelatinoso y acampanado, del que emergen unos filamentos dotados de células que liberan sustancias tóxicas (como las serpientes del mito griego).

Durante la última década, se han recibido infinidad de informes sobre playas invadidas por medusas en todo el mundo. Según el Observatorio de Medio Ambiente de Menorca, el número de ataques de medusas contra nadadores ha aumentado constantemente desde 2002.  Este fenómeno está favorecido por el cambio climático que está afectando a nuestros océanos. A medida que los humanos emiten más gases de efecto invernadero (dióxido de carbono en particular) a la atmósfera, la química de los océanos cambia. Sin embargo, las medusas pueden sobrevivir y, a menudo, multiplicarse rápidamente en un mar más cálido, más ácido y menos oxigenado. Por lo tanto, el aumento en la población de medusas nos dice que el cambio climático es real.


Chrysaora hyoscella

Las medusas son seguramente unos de los animales más primitivos de nuestro planeta. Surgieron en los océanos hace más de 600 millones de años y, desde entonces, sus características morfológicas apenas han cambiado. Su sencillez anatómica les ha permitido sobrevivir en la mayor parte de los hábitats marinos e incluso de los dulceacuícolas.

El éxito evolutivo de las medusas radica precisamente en unas células denominadas cnidocitos, una de las armas biológicas más eficaces del reino animal. Estas células llamadas cnidocitos, están dispuestas  en los tentáculos, y son específicas de todos los cnidarios. Los cnidocitos contienen el veneno que la medusa inocula a sus presas para paralizarlas antes de ingerirlas y que también puede usar como mecanismo de defensa contra los ataques de depredadores. Ante alguna de esas situaciones, en tan solo 3 milisegundos el cnidocito dispara un filamento que descarga el veneno. Se trata de uno de los procesos de exocitosis (expulsión de sustancias por parte de la célula) más rápidos conocidos hasta ahora. 



medusas
Modo de acción de los cnidocitos. A la izquierda, cnidocito con el filamento
en reposo. Al contactar con una presa o un depredador, el filamento se desenrrolla y
protruye al exterior en tan solo 3 milisegundos, descargando el veneno que contiene. 



La composición de la toxina de los cnidocitos varía de una especie de medusa a otra. La intensidad de la picadura en los humanos depende, de la toxicidad del veneno producido por cada especie, pero también de la cantidad de tóxico inoculado. 

Algunas medusas del Mediterráneo, como Pelagia noctiluca,  Chrysaora hyoscellaRhizostoma pulmo o Carybdea marsupialis, están catalogadas como especies de toxicidad media-alta. En algunas zonas de la costa española, más de la mitad de las asistencias médicas solicitadas se deben a picaduras de medusa.



Rhizostoma pulmo

A pesar de la dificultad que tiene la extracción del veneno en las medusas, los científicos han conseguido aislar ciertas sustancias de las medusas, comprobando que alguna de las especies estudiadas pueden llegar a tener más de 10 tipos diferentes de veneno, las cuales a abrirse los filamentos de los cnidocitos se inyectan en la piel de la víctima, y pueden combinarse produciendo una acción sinérgica, es decir forman un cóctel tóxico que puede llegar a matar a peces de su tamaño en menos de un minuto. Algunas especies de gran tamaño, como la carabela portuguesa (Physalia phisalis) con tentáculos de cerca de dos metros, son especialmente tóxicas  y pueden matar a un humano en menos de una hora.

Portuguese Man-O-War (Physalia physalis).jpg
Carabela portuguesa (Physalia phisalis) una de las especies más peligrosas de medusa
Los tóxicos más frecuentes de las medusas son: 

  • HIPNOCINA

Es una enzima proteica que actúa paralizando a la presa.  Se extiende progresivamente por la sangre, y en presas pequeñas se propaga por todo el cuerpo paralizándolo muscularmente e incluso imposibilitando los movimientos de la respiración. En humanos produce un efecto de parestesia (la sensación de zona "dormida").


Lesiones en dedos por contacto con filamentos de Pelagia noctiluca


  • THALASSINA

Otra de las sustancias tóxicas es la denominada thalassina, que se encuentra con frecuencia en la mayoría de medusas,  tanto en las más mortales, como de aquellas que no lo son. Inyectado en pequeñas cantidades puede producir urticaria,  pero si el contacto con los tentáculos es continuado, y por lo tanto la dosis que se recibe de thalassina es mucho mayor, puede paralizar rápidamente todos los miembros del cuerpo, y lo que es más grave aún, provocar un paro cardíaco que lleve a la muerte.

  • CONGESTINA

Tras ser picadas por una medusa, muchas personas sienten  una serie de problemas digestivos. Estos son causados por una enzima llamada congestina, que puede provocar sensación de náuseas o incluso vómitos. A veces se provocan dolores abdominales, que en ocasiones son tan intensos que dificultan estar de pie. Ocasionalmente también se han descrito diarreas. 

Caribdea marsupialis
Evidentemente todos estos síntomas solo se producen en casos de picaduras de medusas de gran tamaño, de muchas medusas a un tiempo o de especies muy tóxicas. En la mayoría de los casos la sintomatología no es grave y se limita a la piel. Comienzan con prurito local y dolor intenso y muy agudo, urente (similar a una quemadura) con lesiones dispuestas típicamente en líneas (según el contacto de los filamentos). En las zonas afectadas se observa eritema, edema, y a veces petequias, vesículas y ampollas. Es poco frecuente que produzcan sintomatología sistémica como la que hemos descrito antes, que solamente se producen en los casos de picaduras masivas o en pacientes previamente sensibilizados por picaduras anteriores. Pueden quedar cicatrices o discromías persistentes en la zona afectada.
Tras una picadura de medusa, se debe evitar frotar la zona con la toalla o con arena, y se deben extraer con cuidado los restos de tentáculos adheridos a la piel. A continuación lo mejor es aplicar vinagre o una solución de amoníaco con agua de mar al 50% (nunca con agua dulce, y también deben evitarse los lavados con agua dulce en la zona). Puede aplicarse una bolsa con hielo en la zona durante 15 minutos (igualmente evitar el contacto directo con el hielo a menos que sea hielo de agua de mar). Si se observa mal estado general, dificultad respiratoria o alteraciones del ritmo cardíaco, se llevará a la víctima al hospital. 
En días sucesivos, si la piel se mantiene íntegra, sin erosiones, se puede aplicar localmente una crema de corticoides o una asociación de antibiótico y corticoide. Si se observan erosiones o efracciones cutáneas, es recomendable la aplicación de un antiséptico. 

Bibliografía
Taberner R. Dermapixel (blog) Las medusas, mejor con vinagre. https://www.dermapixel.com/2011/06/las-medusas-mejor-con-vinagre.html
Toxicidad del veneno de las medusas https://medusas.wiki/toxicidad-del-veneno-de-las-medusas/
Ballesteros A. La picadura de una medusa. Investigación y Ciencia. Sept 2017. https://www.investigacionyciencia.es/revistas/investigacion-y-ciencia/la-red-de-la-memoria-712/la-picadura-de-una-medusa-15550
Big Nano. El mensaje de las medusas. Investigación y ciencia. Octubre 2018. https://www.investigacionyciencia.es/blogs/fisica-y-quimica/57/posts/el-mensaje-de-las-medusas-16798


Como nacen las medusas? 



Las medusas, animales con mala fama