viernes, 25 de diciembre de 2020

Natividad en una vidriera oculta






La Natividad de Jesús 
(s. XIII)

Vidriera 
Capilla del Corpus Christi. 
Catedral de Girona




En el día de Navidad quiero felicitar a todos los lectores del blog con una vidriera muy antigua que se ha recuperado hace poco. 

Se trata de una escena de una vidriera medieval de la catedral de Girona, que hace poco fue descubierta después de haber estado oculta durante siglos. La vidriera es de calidad excepcional, y muy antigua. La vidriera figurativa más antigua de Catalunya. 

Recientemente se emprendieron los trabajos de limpieza y restauración de la capilla del Corpus Christi de la catedral de Girona, también llamada capilla de San Francisco y San Martín. Una capilla que está casi por completo cubierta por un retablo renacentista. El retablo, datado entre 1560 y 1570 tiene una Santa Cena como escena central, y presenta pinturas de muy buena calidad del pintor Perris de la Rocha, pero que casi no se podían ver por la importante capa de polvo. 

Antes de la presentación oficial de la vidriera, el director del Museo de la Catedral, Joan Piña, habitual lector de este blog, me comunicó que se había hallado tras el retablo una vidriera muy antigua, en la que al parecer podría haber participado Lluís Borrassà, el gran artista del gótico internacional catalán. Además, la vidriera probablemente presenta fragmentos más antiguos, trozos reutilizados de otra vidriera de la primitiva catedral románica. En Girona hubo una catedral románica de la que solamente se conserva en la actualidad el claustro y uno de los campanarios, la llamada Torre de Carlemany, ya que fue reemplazada por la actual catedral gótica. 

Hace un año se presentó oficialmente la vidriera descubierta por el equipo de restauración. Ahora los expertos han emprendido su estudio y restauración, antes de que pueda ser exhibida como se merece. Desde aquí nos congratulamos de esta nueva pieza que pasa a engrosar el ya abultado patrimonio de la catedral de Girona y felicitamos efusivamente a Joan Piña y sus colaboradores habituales así como a todo el equipo que trabaja en la restauración de la capilla.

Una de las escenas de la vidriera es una imagen navideña. Por cierto que la Virgen aparece recostada, en la postura más lógica tras un reciente parto. Me ha parecido que la imagen de la Natividad de esta vidriera era la manera más oportuna y adecuada de felicitar la Navidad a todos los lectores de este blog. 


Felices Fiestas!

jueves, 24 de diciembre de 2020

El parto de María

 






La Natividad de Jesús 
(s. XII)

Capitel del claustro 
Monasterio de Sant Pere de Galligants. 
Girona



En las escenas medievales del nacimiento de Jesús, suele aparecer María recostada y muchas veces en el lecho, como corresponde a una mujer que acaba de parir. Así lo vemos en el capitel del claustro de Sant Pere de Galligants, de Girona, con el que encabezamos esta entrada: María aparece en la cama en primer término y el Niño en su cuna rodeado del buey y la mula más allá. Un modelo que encontramos repetido en otras Natividades medievales, como en otros ejemplos que aportamosde lo que aportamos. Es curioso un hecho sobre el que me ha llamado la atención Miquel del Pozo, arquitecto y un magnífico comentarista y divulgador de arte, al que le agradezco su observación y que analizaremos a continuación.. 


El Nacimiento de Jesús» de Giotto Di Bondone | Arte renacentista, Pinturas  de artistas famosos, Pinturas de pintores famosos

Giotto: Nacimiento de Jesús. Fresco. Capilla Scrovegni. Padua. 
Obsérvese que María todavía aparece en postura recostada,
y toma al Niño para que permanezca con ella en su lecho. 


El hecho es cuestión es que a finales de la Edad Media hay un cambio de paradigma en lo que se refiere a la postura de la Madre de Jesús. En muchos casos, María aparece arrodillada, de pie o sentada, pero cada vez se representa menos acostada. Por qué este cambio de posición? Es casual o tiene algún significado? 



Capitel con escena de la Natividad de Jesús (s. XII-XIII)
Claustro del monasterio de Sta. María de l'Estany (Catalunya) 


QUINA LA FEM?: [1786] Nativitat medieval

Nacimiento. Tabla de Sta. María de Sagàs (s. XII). Museu de Solsona. 


La respuesta, como señala del Pozo, es un cambio teológico a partir de una de las visiones místicas de Santa Brígida a mediados del s. XIV. 

Santa Brígida de Suecia (1303-1376) fue una religiosa y mística escandinava, de origen aristocrático, fundadora de la Orden del Santísimo Salvador. Sostenía que estaba en contacto directo y constante con Jesús y experimentó varias visiones que sentaron una interpretación religiosa que tuvo una gran influencia en su época. Una de las visiones era sobre la naturaleza de la Santísima Trinidad, y otra de ellas, la que nos interesa en relación a la postura de María, sobre el nacimiento de Jesús.



Natividad, con María recostada (s. XII-XIII).
Santa Maria de Cardet o de les Cabanasses. Vall de Boí.  


Según su visión, santa Brígida sostenía que el parto de María fue un parto milagroso, indoloro e incruento. Un nacimiento   prodigioso, que fue expresado en las representaciones artísticas con el cambio de postura de la madre. Si el parto no había comportado dolor ni sangre, no había motivo para representar a María recostada, ya que no tenía necesidad de recuperarse. Podía representarse arrodillada (según la visión mística, Jesús nació mientras su madre estaba rezando). La virginidad de María quedó preservada, según la doctrina de la Iglesia Católica, antes, durante y después del parto, por lo que a María se le llama habitualmente la Virgen.

Además se reforzaba el aspecto divino de Jesús sobre su naturaleza humana. En vez de lavarlo, acariciarlo y arroparlo, como suelen hacer las madres mortales, María lo adora, como Dios encarnado que es.  


La Natividad» de Fra Angélico | Arte renacentista, Producción artística,  Arte en italia

Fra Angelico: Escena de Natividad. Convento de San Marco. Florencia (1441)
El Niño Jesús está casi abandonado en el centro de la escena, como personaje divino. María y José lo adoran reverencialmente, arrodillados y a una cierta distancia, a los que el pintor añade dos santos de tradición dominicana, como el propio Fra Angelico, que aparecen de forma anacrónica (en sacra conversazione): San Pedro Mártir y Santa Catalina de Siena. 


Los nacimientos con la madre en la cama suelen reservarse para el propio nacimiento de María. En este caso es su madre, Ana, la que yace en la cama, mientras que la niña es lavada y arropada por otras mujeres (generalmente fajada para prevenir la hernia umbilical). En estas escenas no suele faltar un brasero para garantizar una temperatura adecuada al bebé. También suelen llevarle a la madre caldo de ave y huevos, para que se restablezca de los trabajos pasados en el parto. Todos estos detalles nos dan una gran información de como eran los partos en la Edad Media



Hermanos Limbourg: Miniatura del libro Las muy ricas horas del duque de Berry (1415).
En este caso, el Niño parece descender suavemente en vertical, proyectado por Dios
Padre y trasladado a la tierra por un pequeño coro de ángeles.
Toda una declaracion teológica, como la que se derivade la visión de
Santa Brígida. Obsérvese también la estructura arquitectónica medio derruída. 

En cambio, nada de esto sucede en las escenas del nacimiento de Jesús. El niño es objeto de veneración y permanece muchas veces semidesnudo en el suelo, con poca relación con su Madre. A veces está recostado en un pesebre o en una cuna con aspecto de arca o de féretro, prefiguración de que se encarna para morir, que ha nacido para redimir a los humanos. Solamente la mula y el buey, con su aliento le dan el calor que necesita un recien nacido, como ya había profetizado Isaías. 

Por lo tanto, a diferencia del nacimiento de María, poca información dan las escenas del nacimiento de Cristo sobre los usos y costumbres de la época en los partos. Incluso la portura de María hay que entenderla en una clave teológica, no en un documento de información histórica. 

La Natividad (El Greco, Illescas) - Wikipedia, la enciclopedia libre

El Greco: Natividad (1603)
En este caso, María toma el lienzo en el que está depositado Jesús de forma reverente, por las puntas, más como quien toma un objeto sagrado que como haría una madre solícita con su hijo recien nacido. José también hace un ademán y se echa hacia atrás, como ante un hecho prodigioso. 

Otro tanto sucede con otros aspectos del pesebre. José, que no es lo que hoy llamaríamos padre biológico, se representa como un viejo (tal vez para ahuyentar toda sombra de sospecha de vida marital con María) y en todo caso, algo apartado, ajeno al misterio de la Encarnación. A veces incluso no aparece en primera línea, y frecuentemente caviloso y pensativo. 

En cuanto al entorno, suelen aparecer edificios en ruinas o con el techo semiderruído. La interpretación simbólica es que la vieja religión pagana está derrumbándose y será sustituída pronto por el cristianismo naciente. Como vemos en estas representaciones, cualquier detalle puede tener un significado. Hasta la postura de María. 


Natividad (Piero della Francesca) - Wikipedia, la enciclopedia libre

Piero della Francesca. Natividad. National Gallery. Londres. 
Obsérvese la posición reverencial de María, que no es la habitual en
una madre, a pesar que el Niño tiene un gesto algo abandonado.