dijous, 4 de gener de 2018

La mirra (I): Un preciado medicamento







Giotto di Bondone

La adoración de los Magos
(s. XIV)

Fresco
Cappella degli Scrovegni. Padua




La capilla de los Scrovegni es una maravilla de la pintura al fresco. Está situada en la ciudad de Padua, donde fue encargada a Giotto por esta influyente familia, para ser usada como panteón familiar y para expiar los pecados de su padre, conocido usurero. La capilla está decorada con diversas escenas de la vida de Cristo. Una de ellas corresponde a la Epifanía, es decir a la adoración de los Reyes Magos a Jesús niño. Una curiosidad de esta escena es que en ella aparece la estrella de Belén en forma de cometa. Al parecer, Giotto había tenido la ocasión de ver el cometa Halley hacía poco tiempo y se inspiró en este meteoro. En todo caso, en mi opinión se trata de una de las representaciones de la Epifanía más bellas que conozco. 

La noche del 5 de enero se celebra en mi país la llegada de los Reyes Magos. Los Reyes llegan de Oriente y son recibidos con ilusión por los niños, con la esperanza de que les traerán  juguetes y regalos. La fiesta tiene su origen en las tres ofrendas que los Magos llevaron al recién nacido Jesús, y que ahora se perpetúa en regalos a todos los niños buenos. En todos los pueblos y ciudades se organizan cabalgatas en la que los Reyes, con su séquito de pajes, son recibidos con gran algarabía. 

Hace años estaba presenciando una de estas cabalgatas cuando una amiga, que asistía a contemplar el paso del cortejo con su nieto, al ver los tradicionales regalos que los tres monarcas llevaban al portal de Belén - oro, incienso y mirra - me comentó: 
- Oye, ¿tú sabes qué es la mirra? Porque yo sé lo que es el incienso, que queman en las iglesias y naturalmente sé muy bien lo que es el oro. Pero no tengo ni idea de que es la mirra. 
Esto me hizo pensar que a diferencia de las dos primeras ofrendas, la mirra es un producto que ha quedado mucho más alejado de nuestro mundo actual y que muchos ignoran que es y para que se ha usado. Y sobre todo para que se plantee la pregunta de porque tiene tanta categoría para que se equipare a productos tan preciados como el oro o el incienso


Sarcófago paleocristiano. A la derecha, una de las escenas más antiguas de la adoración de los Magos, que llevan sus ofrendas a María y el Niño. Museos Vaticanos. Roma.

Y en cambio la mirra fue un material muy apreciado en el mundo antiguo, y no es casualidad que los tres Reyes lo ofrecieran en paridad con el oro y el incienso. 

Como el incienso, la mirra es una resina, una goma oleorresinosa que se obtiene al hacer incisiones en un arbolito silvestre  de la familia Burseraceae, Commiphora mirrha. También se le conoce como resina abisínica, ya que el árbol que la origina  se distribuye por Etiopía, Djibuti, Somalia y parte de Kenia, así como por la península arábiga. 

Commiphora mirrha en una lámina del
Kohler Medizinal Pflanden
Commiphora mirrha es un árbol espinoso, de hojas trifoliadas y corteza plateada, que puede llegar a 4 metros de altura. Crece en ambientes secos y en suelos ligeros de tierra caliza, y entre 250-1300 m. de altitud. 

Su resina seca, la mirra, toma su nombre del árabe "murr", que significa amargo, y se apreciaba por sus virtudes medicinales y cosméticas, ya conocidas por los antiguos egipcios, ya que es mencionada en el papiro médico de Ebers (circa 1500 a.C.). Era una sustancia muy apreciada y aparece involucrada en varias leyendas mitológicas como la de Adonis, como recuerda Antoni Janer en su magnífico blog Batecs Clàssics

La mirra es un magnífico astringente y útil para detener las hemorragias, desinfectar y acelerar la cicatrización de heridas, por lo que se usaba para restañar las heridas de los guerreros heridos. En la Ilíada se menciona su uso en la guerra de Troya. 

Dioscórides
En el s. I, el griego Dioscórides en su libro "De Materia Medica(Περί ὕλης ἰατρικήςcomentó su utilidad en la composición de medicamentos bucodentales y para aliviar ciertas dolencias de la garganta, como ronquera y afonía y para tratar las infecciones pulmonares.

También ha sido usada como antiséptico en el tratamiento de enfermedades de la piel como acné, forúnculos, tiñas y otras infecciones cutáneas. Sus virtudes cicatrizantes y regeneradoras lo han hecho también apreciado en el tratamiento de úlceras.  Y finalmente se usaba como analgésico y hasta como anestésico en algunos enfermos terminales como nos recuerda Fernando Navarro.

Las tres ofrendas de los Reyes Magos tienen para muchos, una interpretación simbólica. Los tres presentes revelarían la triple naturaleza de Jesús. El oro, haría referencia a Cristo como rey, el monarca supremo de la Creación. El incienso, perfume usado tradicionalmente en el culto divino, subrayaría que es Dios. Finalmente la mirra, usada como medicamento, evidenciaría su naturaleza humana, susceptible de enfermar y de morir. Precisamente éste es otro de los usos de la mirra: el embalsamamiento de cadáveres, función a la que nos referiremos en una nueva entrada del blog


Resina de mirra




Publica un comentari a l'entrada