jueves, 10 de agosto de 2017

El regreso de la viruela?





Jean-Louis Alibert

Viruela

Grabado. 
Clinique de l'Hôpital de Saint-Louis ou Traitement Complet des Maladies de la Peau

Biblioteca Henri Feulard. 
Hospital de Saint-Louis, París. 



Aunque puede parecer un relato de terror o de ciencia ficción, obtener en el laboratorio un agente patógeno mortal, es ya lamentablemente una terrible realidad. Unos investigadores canadienses han conseguido sintetizar una cepa activa del virus de la viruela según la revista americana Science. Una noticia que renueva el temor de una amenaza de guerra o terrorismo biológico. 

El virus obtenido es una cepa de viruela equina, por lo que - por el momento - es inofensivo para los humanos. Pero lo preocupante es la constatación de que es posible crear agentes patógenos mortales con gran facilidad. Solamente se necesita un laboratorio, un presupuesto de unos 100.000 dólares, un equipo de investigadores y ... una conexión a internet. Estas fueron las condiciones que permitieron que los Dres David Evans y Ryan Noyce, virólogos de la universidad de Alberta (Canada), consiguieran crear esta cepa viral tras solamente un mes de trabajo ya que obtuvieron los fragmentos de ADN necesarios por Internet. 

Los resultados fueron presentados en el curso una reunión internacional sobre la viruela en Ginebra, organizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS)  en 2016. Los asistentes a la reunión opinaron que la experiencia “no había requerido ni grandes conocimientos ni una experiencia bioquímica excepcional y que había podido llevarse a cabo en poco tiempo y con un presupuesto relativamente bajo”. Y si esto es válido para una cepa equina, también es factible obtener una cepa patógena para humanos con los mismos medios. 

Figura de cera representando
un caso de viruela en un niño
La viruela había sido una enfermedad terrible, que producía la muerte en uno de cada tres casos. Gracias a la vacunación masiva fue erradicada de todo el mundo en 1979. Solo se conservaron algunas muestras en algunos laboratorios de alta seguridad. Desde hace años estas cepas han sido motivo de controversia. ¿Es conveniente destruirlas para eliminar el riesgo de accidentes o de que caigan en manos mal intencionadas? O por el contrario, ¿es aconsejable conservarlas para poder investigar y/o obtener vacunas en caso de una reaparicion de la enfermedad?  Esta disyuntiva se tenía que plantear nuevamente a la Asamblea Mundial de la OMS en 2019. Ahora, la nueva experiencia de los investigadores canadienses ha cambiado las cosas: si es tan simple producir el virus en el laboratorio, ¿no es preferible conservar estas muestras por si acaso? 

El trabajo de los científicos canadienses - que todavía no se ha publicado - no es totalmente sorprendente. En 2002 una cepa de poliomielitis pudo ya ser sintetizada en el laboratorio. Y los progresos de la biología de síntesis no deja muchas dudas sobre la capacidad futura de poder crear virus complejos como el de la viruela. Si bien estos experimentos reavivan los temores de que estas técnicas puedan ser puestas al servicio del bioterrorismo, en opinión de los investigadores también abren las puertas a la investigación de nuevas vacunas, o incluso permite estudiar el papel de estos virus como vectores de tratamientos anticancerosos. 

Pero el riesgo de que los virus de la viruela sean usados como armas biológicas es muy serio. Se trata de una enfermedad muy contagiosa, que se transmite únicamente entre humanos por contacto directo o por simples costras. Y la dosis viral necesaria es muy débil: solamente algunas partículas bastan para infectar a un individuo. Dicho de otro modo, no es necesario producir muchos virus para iniciar un brote epidémico. 

Publicar un comentario