viernes, 5 de febrero de 2016

Pieter de Hooch : El deber de una madre.








Pieter de Hooch

El deber de una madre 
(1660)
(Interior con una madre despiojando 
el cabello de su hijo)

Óleo sobre tela 52'5 x 61 cm
Rijksmuseum, Amsterdam






Pieter de Hooch (Rotterdam, 1629 - Amsterdam, 1684) fue un pintor holandés muy influido por Rembrandt y Vermeer. La mayoría de sus cuadros reflejan escenas de la vida doméstica en los Países Bajos de su tiempo, representando con precisión el contexto cultural y social. Sus protagonistas suelen ser mujeres, muchachas o madres en escenas de labores cotidianas. 

Este es el tema del cuadro: una madre inspecciona minuciosamente la cabeza de su hijo para quitarle los piojos. La escena se desarrolla en un sobrio interior de una casa holandesa de la ciudad de Delft. En las paredes pueden verse los típicos azulejos azules. También puede verse una cama de caja. En primer plano, a la derecha vemos un tipo de silla en la que se ponía un orinal para hacer las necesidades. A través de la puerta podemos entrever un cuarto trasero soleado que da paso al jardín. El pintor nos transporta así a una atmósfera intimista, fiel testimonio de la vida cotidiana holandesa en el s. XVII. 

Entre otras cosas, la actividad de buscar piojos en la cabeza de los niños debía ser una actividad muy habitual en aquel tiempo. El propio título del cuadro - que en la actualidad puede sorprendernos - da fe de era uno más de los deberes domésticos encomendados a las mujeres. Buena pruba de ello es que encontramos con cierta frecuencia cuadros coetáneos sobre el mismo tema como Buscando piojos, de Gerard ter Borch , o Vieja despiojando a un niño, de Murillo





Pieter de Hooch: 








Publicar un comentario